Categoría

359.37 IVA incl.

Obra que simboliza la esencia del arte Kintsugi, que repara las fracturas de la cerámica con resina de oro, transformándolas en algo bello y único.
Tecnica: acuarela y pan de oro sobre papel

Descripción

Los tatuajes siempre han sido objeto de intriga, ya que pueden conmemorar momentos felices o revelar cicatrices del pasado, a veces ambas a la vez.

Registrar eventos significativos en la piel permite preservarlos ante la fragilidad de la memoria.

Se invita al espectador a reflexionar sobre la narrativa detrás del tatuaje de esta obra y su relación con el fondo violeta.

Información adicional

Dimensiones 21 × 29 cm

Más obras de Rocío González Falcón

Biografía de Rocío González Falcón

Pintura

Rocío González

Nace en 1974, en Sevilla, Doctora Ingeniera Industrial, profesora de Universidad y pintora. Se define como una eterna aprendiz, imbuida en el contexto del arte

Leer Más >>

Lo siento, no puedes copiar ningún contenido de esta página.

Accede a tu cuenta