Estaciones

Categoría
Pintura, Rosa C. Buiza
Acerca de este proyecto

PRIMAVERA

Miro al cielo -pausa- inspiro, noto el aire entrar en mis pulmones tan rápido que podría ser el hilo entre la aguja. Mi corazón está tan agitado y suena tan fuerte que se podría oír al otro lado de la calle. Mi estómago se encoge bruscamente, mi boca está seca y mis piernas se tambalean como una esterilla de juncos, creo que podría desvanecerme. Tan solo quedan tres minutos. A lo lejos pero cada vez más cerca se escucha a un hombre alzar la voz mientras el ruido mecánico de los vagones me estremece. Estoy sufriendo de pareidolias y esta vez no con las nubes, el pomo y las rejas de la puerta me invitan alegremente a entrar.

“Su ticket, por favor”, temblorosa se lo doy al hombre de la voz áspera, y me siento. “Es confortable”-pienso-, pero mis pies se suspenden a 15 metros sobre el suelo. Siento las piezas encajar y esto se pone en marcha lentamente, no hay vuelta atrás. Adrenalina, dopameina, endorfinas y serotonina impregnan cada órgano de mi cuerpo, y me voy tan rápido que no puedo ni pensar. Bienvenida primavera, eres como una montaña rusa de emociones.

VERANO

Para aquellas personas tóxicas que se van de tu vida, dejando en su ausencia, recipientes de colores, olores y sabores de verano en tu sien. Esa sensación liberadora que deja su marcha y entonces… vuelves a ser TÚ, vuelves a recuperar tu esencia y el resto da lo mismo. Cómo decía Amparanoia “adiós mi corazón, que TE den, que OS den por ahí”, porque ahora me encuentro tan, tan bien que “las facturas tan solo son números en papel”.

OTOÑO

Cuando la libre expresión de las preferencias individuales se junta en un mismo espacio, sin necesidad de romper el sistema democrático, es la dominación perfecta.

INVIERNO

Ella nació invierno pero siempre quiso ser verano. Se frustraba por tener los días tan fríos y las noches tan largas. Pero la verdad, yo no lo entendía.
Hoy mismo, paseando por la cuidad, me sentía como en la magdalena de Proust, venían olores de mi infancia a crema de coco, salitre y cloro, pero también a tierra mojada, leña y césped recién cortado. Los rayos de sol y el aire frío en mi piel eran terapia sensorial. Curioso que invierno no se diera cuenta que ella podía ser todas las estaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenidos está protegido !!