Un proyecto de: Encarna Campesino Bilbao

Alfonsina y el mar

En la obra “Alfonsina y el mar” me baso en la canción de dicho título, compuesta por el pianista argentino Ariel Ramírez y el escritor Félix Luna, publicada por primera vez en el disco de Mercedes Sosa “Mujeres argentinas”, en 1969.

El agua simboliza fundamentalmente la vida. En la mayoría de los mitos de la creación del mundo, el agua representa la fuente de vida y de energía divina de la fecundidad de la tierra y de los seres vivos.

Las manos de una artista, llenas de agua de mar, la dejan caer poco a poco y crean a Alfonsina gota a gota, a la que vemos emerger entre la flora marina.

La técnica que empleo se basa en el dibujo sobre papel a tinta (rotulador), y tras recortar las formas las pego en metacrilato. Este sistema lo utilizo en multitud de mis obras ya que las formas, gracias a la luz, se proyectan en la pared ofreciendo una nueva dimensión.

Comparte su Proyecto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Biografía de Encarna Campesino Bilbao

Encarna Campesino

Natural de León, se licenció en Bellas Artes por la Facultad de San Fernando de Madrid en la especialidad de Pintura, y posteriormente se especializó en grabado. Catedrática de dibujo y profesora de secundaria y bachillerato, ejerció la docencia con gran vocación en el céntrico instituto leonés Juan del Enzina, consiguiendo sus alumnos ganar varios premios con sus trabajos, pues ella siempre ha defendido la idea de que fomentar la creatividad mediante los estudios artísticos sirve para formar mejores personas.

Tras terminar su etapa docente se ha centrado en su faceta exclusivamente artística, tanto de manera individual como formando parte del colectivo “Nosotras” (nueve profesoras de Dibujo también en plena actividad), que desde hace unos años se ha hecho un importante hueco en el panorama cultural de la provincia de León.

La mayor parte de su obra se basa en el dibujo: esta técnica le permite una gran minuciosidad y crear ambientes mediante las gradaciones del claroscuro.

Sus dibujos son figurativos y están cargados de simbolismo mediante un insistente empleo del color azul y elementos metafóricos como las cuerdas.

Otra de las facetas que desarrolla es el retrato, destacando una serie de rostros que conforman la historia más brillante del León contemporáneo. Progresivamente ha evolucionado hacia un aumento del realismo y detallismo; en este sentido, considera que los ojos pueden decir casi todo: un personaje puede expresar con su mirada todo aquello que se descubre más allá de su personalidad, y le emociona encontrar en el dibujo su otra realidad.

Los grabados también conforman parte de su producción artística, y en ellos los temas tratados suelen ser intimistas y simbólicos.

Lo siento, no puedes copiar ningún contenido de esta página.
Accede a tu cuenta